UNA MAÑANA, CON UN NUEVO ROSTRO

Compartelo

Acostarse agobiado por el día a día y el batallar de la vida es un gran reto, pero levantarse y encontrar mi casita pintadita es un sorbo de esperanza, una muestra mas de que Dios existe y su mano solidaria se manifiesta a través de instituciones y personas solidarias, son las palabras de madres que fueron beneficiadas por el programa de embellecimiento de viviendas en zonas vulnerables de la Fundación.

Casa de la comunidad de Villa Ortega

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *